Publicado el nuevo reglamento europeo de traslado de residuos (V)

EL REGLAMENTO 2024/1157 RELATIVO A LOS TRASLADOS DE RESIDUOS (V). LA ACTIVIDAD DE CLASIFICACIÓN Y LA RECOGIDA SEPARADA

Dice la exposición de motivos del Reglamento que “en consonancia con la jerarquía de residuos y los principios de proximidad y autosuficiencia, los Estados miembros deben garantizar que dichos residuos se prevengan, en primer lugar, y se recojan y clasifiquen, en segundo lugar, con miras a separar diferentes fracciones para su valorización y considerar únicamente la eliminación de los residuos que no tengan más potencial que eliminarlos”.

El nuevo reglamento potencia estas actividades de gestión previa al tratamiento. Intuyo que es de esperar un despegue muy relevante de las empresas que se dediquen a estas gestiones.

Cuando la fracción valorizable sea pequeña (aunque valiosa) debido a las restricciones de la norma, parece que su mercado potencial quedará prácticamente restringido al de las empresas ubicadas en su territorio.

Vuelvo aquí con un aspecto que ya apunté en un artículo anterior (3. Sobre el concepto de eliminación).

La definición de eliminación incluye las operaciones de valorización en las que el aprovechamiento de sustancias no supere el 50% en peso del residuo tratado. Por lo tanto, este tipo de valorizaciones atendiendo a la norma general de prohibición de los traslados destinados a eliminación van a ser excepcionales.

Por este motivo afirmo que las instalaciones de clasificación y tratamiento intermedio tienen un futuro halagüeño en esta Europa nuestra pues en sus manos queda garantizar la circularidad de esos materiales que, aunque en pequeñas cantidades, se contienen en los residuos y que son valiosos.

Recordemos que la autorización de estos traslados debe de justificarse técnicamente muy bien y que en todo caso serán una excepción a la norma general.

La siguiente dificultad tiene que ver con la utilización de los materiales valorizados. Creo que es importante trasladar el mensaje de que el impulso de la economía circular no significa en absoluto una relajación de las estrictas normas de seguridad para las personas y para el medio ambiente.

Si el resultado de la valorización es un producto regenerado que cumple estrictamente con las normas sobre el mismo (Por ejemplo, los disolventes) el asunto no plantea problemas. Ahora bien, si el resultado es un nuevo producto útil para la industria, pero que, por ejemplo, no es REACH (por ejemplo una mezcla), entonces el asunto será bastante más problemático.

La recogida separada, la clasificación y la valorización de fracciones son una actividad fundamental para la economía circular pero que lleva implícita la exigencia de tecnologías avanzadas y empresas de tratamiento de residuos punteras.

Es decir, R+D (siglas en inglés para la I+D) para conseguir R-D (más reciclaje y menos disposición).

LA EXENCIÓN DE LOS TRASLADOS PARA ANÁLISIS DE LABORATORIO y TRATAMIENTOS EXPERIMENTALES

Los análisis de laboratorio y los ensayos de tratamiento experimental son una herramienta fundamental para tomar la decisión correcta en cuanto a la viabilidad de una operación de valorización determinada.

El reglamento reconoce este aspecto y por tanto, exime los traslados para análisis de laboratorio y tratamientos experimentales del régimen general de los traslados como medio no solo de garantizar la gestión ambientalmente correcta de los residuos sino también para establecer modelos de negocio de la economía circular en la Unión.

Con el fin de obtener resultados exactos se garantiza que el volumen de estos traslados sea suficiente para permitir esos tratamientos experimentales. Eso sí la exención únicamente aplica para traslados dentro de la Unión Europea porque se considera que las normas y prácticas de gestión de residuos están más desarrolladas en comparación con la mayoría de terceros países.

En cuanto a las cantidades, se establece una norma general: la cantidad que sea razonablemente necesaria para realizar el análisis o ensayo en cada caso concreto, sin rebasar los 250 kg

Así como la posibilidad de excepciones: Las autoridades competentes de expedición y destino podrán acordar una cantidad superior. Por tanto, se establece un procedimiento para que el interesado realice tal solicitud y lo debe de hacer de forma motivada.

Si el traslado se pretende realizar a un estado NO comunitario, entonces “los traslados de residuos destinados a análisis de laboratorio (…), estarán sujetos al procedimiento de notificación y autorización previas por escrito”.

Y de nuevo otra excepción: “a menos que la cantidad de dichos residuos se haya determinado sobre la base de la cantidad mínima razonablemente necesaria para realizar adecuadamente el análisis en cada caso concreto y no supere los 25 kg, en cuyo caso se aplicarán los requisitos de procedimiento de información general”.

En resumen, el nuevo Reglamento sobre traslados establece un considerable número de procedimientos con sus normas y excepciones con lo que se busca establecer un sistema razonable para potenciar la valorización de los residuos e impulsar la economía circular. Eso sí aun cuando se establecen bastantes excepciones a la norma general, se percibe claramente que la posibilidad de “circularizar” no va a suponer en ningún momento una relajación de la normativa sobre los residuos y se apunta también a que el sistema va a potenciar las actividades de gestión de residuos innovadoras, lo que abre unas expectativas de negocio muy atractivas para aquellos operadores que sean capaces de
innovar.

La semana que viene, el último comentario de esta serie irá dedicado al contrato de traslado.

Juan Ignacio Xiberta
LIFE Abogados

Medio Ambiente

Publicado el nuevo reglamento europeo de traslado de residuos (V)

Los Estados miembros deben garantizar que dichos residuos se prevengan, en primer lugar, y se recojan y clasifiquen, en segundo lugar, con miras a separar diferentes fracciones para su valorización y considerar únicamente la eliminación de los residuos que no tengan más potencial que eliminarlos