La normativa contable y fiscal van de la mano en el Impuesto sobre Sociedades (IS)