La Administración, el último resorte en el Cártel de Camiones